NOTA DEL ICAC SOBRE EL EFECTO CONTABLE DE LOS CAMBIOS EN LA NORMATIVA FISCAL DE PÉRDIDAS POR DETERIORO DE PARTICIPACIONES

Nota del ICAC sobre el tratamiento contable, en las cuentas anuales de 2016, de las modificaciones en el régimen fiscal de las pérdidas por deterioro de participaciones introducidas por el Real Decreto-ley 3/2016, de 2 de diciembre

Con efectos para los períodos impositivos que se inicien a partir del 1 de enero de 2016, el RDL 3/2016 dispone la reversión obligatoria de las pérdidas por deterioro de participaciones que resultaron deducibles con anterioridad al 1 de enero de 2013, para lo cual el ingreso se integra en la base imponible, como mínimo, por quintas partes durante 5 años, contando desde el 1 de enero de 2016. Sin perjuicio de lo anterior, habrá que integrar todo el saldo pendiente de revertir en el ejercicio en que se produzca la transmisión de las participaciones.
¿Se debe reconocer un pasivo por impuesto diferido al cierre de 2016, por la parte pendiente de integrar en la base imponible de los próximos 4 años?
¿Qué ocurre si la entidad ya había reconocido un pasivo por impuesto diferido, porque había deducido fiscalmente pérdidas por deterioro y no las había registrado contablemente?
¿Qué sucede si la empresa espera recuperar el valor en libros de la inversión por medio de la extinción de la sociedad participada?
Hasta la entrada en vigor del RDL 3/2016, las pérdidas por deterioro reconocidas con posterioridad al 1-1-2013 eran deducibles en el período impositivo en que los valores se transmitiesen o se dieran de baja. La expectativa de deducibilidad futura generaba una diferencia temporaria.
¿Cómo proceder con el activo por impuesto diferido reconocido hasta ahora en balance?